Comparecencia en la Asamblea de Madrid, Comisión de Políticas integrales de la Discapacidad, dia 14 de marzo de 2017

La Fundación Ángel Rivière compareció el día 14 de marzo en la Asamblea de Madrid invitada por el diputado y senador D. Tomás Marcos para exponer los problemas de las personas adultas con TEA.

Al inicio se expuso a los señores y señoras diputados que asistieron a la comparecencia que el Trastorno del Espectro del Autismo (TEA), es una condición que, debido a un desarrollo atípico del sistema nervioso central, afecta al temperamento, a la personalidad y a la conducta. Se hizo hincapié en que el TEA no es una enfermedad ni se trata de una condición necesariamente patológica o deficiente, sino una condición diferente de la que exhiben las personas neurotípicas.

Se resaltó que en las últimas décadas se ha producido un incremento muy importante de la prevalencia, llegándose a considerar que los TEA constituyen una de las discapacidades del desarrollo más frecuentes en la infancia temprana. Así, los últimos datos de prevalencia arrojan cifran alarmantes pues apuntan que 1 de cada 68 niños podría presentar un diagnóstico de TEA.

También se destacó que, aunque en los últimos años se han realizado importantes avances en aspectos como la detección precoz y la atención temprana del autismo, a medida que las personas con este diagnóstico crecen y alcanzan la mayoría de edad van viendo reducidos los servicios sociales de apoyo y asistencia con los que contaban en la infancia. Se puso de manifiesto que desafortunadamente a día de hoy, apenas existen programas especializados y adaptados que den respuesta, por ejemplo, a las necesidades sociales y laborales de las personas adultas con TEA. Es decir, esta población actualmente, cuando llega a la mayoría de edad se encuentra con multitud de necesidades sin cubrir y en claro riesgo de exclusión social.



Arancha Arroyo en la Asamblea de Madrid


A modo de ejemplo, se expusieron algunas de las necesidades que las personas adultas con TEA encuentran a lo largo de su ciclo evolutivo:

-      En el ámbito laboral, las personas con TEA necesitan recursos específicos de asesoramiento e inserción laboral, así como políticas ajustadas a las necesidades específicas de este colectivo dado que, aun estando algunas de ellas suficientemente cualificadas para desarrollar distintos trabajos, encuentran enormes dificultades para acceder al mundo laboral.

-          En cuanto al ámbito de la vida independiente se necesitan servicios diseñados con el objetivo de orientar y de hacer un seguimiento del proceso de transición a la vida adulta y de independización de las personas con TEA, aportándoles así opciones flexibles tanto en materia de vivienda como en materia de apoyo individualizado. Las personas con esta condición anhelan tener una participación plena en la sociedad y demandan oportunidades para su integración en la misma. Sin embargo, a día de hoy nos encontramos con una gran escasez de programas y servicios institucionales formales orientados a mejorar su integración psicosocial.

Por tanto, se le expuso a los señores y señoras diputados el panorama actual de desatención y de carencia de servicios institucionales que existe hacia las personas adultas con TEA, así como el papel fundamental que sus familias tienen a la hora de abordar los apoyos que éstas requieren. En el siguiente enlace pueden ver la intervención de la representante de la Fundación Ángel Rivière, la psicóloga Arancha Arroyo:



Para finalizar se demandó el compromiso serio y convencido de la Administración en sus distintos niveles respecto a los problemas de las personas adultas con TEA, y una fluida intercomunicación entre las Administraciones y las entidades que trabajan en apoyo de estas personas y sus necesidades, como es el caso de la Fundación Ángel Rivière, a fin de resolver y atender las circunstancias concretas e inmediatas que surgen en el trabajo diario de las instituciones y en la vida de estas personas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada